miércoles, abril 15

Produccion de energía en las celulas "Metabolismo"



La combustión celular de sustancias energéticas, como los carbohidratos, las grasas y hasta las proteínas, libera la energía potencial almacenada en esas moléculas al romper sus enlaces químicos. Dicha energía se almacena en moléculas de ATP, las cuales son degradadas a su vez por la célula, que utiliza la energía que se desprende de ellas para realizar las actividades como la locomoción, la reproducción y la síntesis. Puesto que la liberación instantánea de una gran cantidad de energía podría dañar a la célula, la degradación de las moléculas combustibles es controlada y ocurre mediante una serie de pasos coordinados denominada vía metabólica.
Vías anaeróbicas
La primera fase de degradación de un combustible celular ordinario como la glucosa se debe a una vía metabólica llamada glucólisis. Un hecho interesante es que en la glucólisis no hay intervención de oxigeno molecular. Por tanto, se trata de un proceso anaeróbico que quizá satisfizo las necesidades de las células mucho antes de que la atmosfera terrestre tuviera oxigeno molecular.
Glucólisis y fermentación
Glucolisis se aplica a las células animales y la fermentación se reserva para las reacciones que acontecen dentro de bacterias y levaduras. La glucolisis consiste en la degradación de glucosa o carbohidratos de ese tipo a acido piruvico.
Vías aeróbicas: el ciclo de Krebs
el ciclo de Krebs es la principal vía aeróbica de degradación oxidativa de los productos de la glucólisis. Los componentes del ciclo de Krebs se localizan dentro de las mitocondrias.
George H. Fried (1990), “Biología”., McGraw-Hill.

La combustión celular de sustancias energéticas, como los carbohidratos, las grasas y hasta las proteínas, libera la energía potencial almacenada en esas moléculas al romper sus enlaces químicos. Dicha energía se almacena en moléculas de ATP, las cuales son degradadas a su vez por la célula, que utiliza la energía que se desprende de ellas para realizar las actividades como la locomoción, la reproducción y la síntesis. Puesto que la liberación instantánea de una gran cantidad de energía podría dañar a la célula, la degradación de las moléculas combustibles es controlada y ocurre mediante una serie de pasos coordinados denominada vía metabólica.
Vías anaeróbicas
La primera fase de degradación de un combustible celular ordinario como la glucosa se debe a una vía metabólica llamada glucólisis. Un hecho interesante es que en la glucólisis no hay intervención de oxigeno molecular. Por tanto, se trata de un proceso anaeróbico que quizá satisfizo las necesidades de las células mucho antes de que la atmosfera terrestre tuviera oxigeno molecular.
Glucólisis y fermentación
Glucolisis se aplica a las células animales y la fermentación se reserva para las reacciones que acontecen dentro de bacterias y levaduras. La glucolisis consiste en la degradación de glucosa o carbohidratos de ese tipo a acido piruvico.
Vías aeróbicas: el ciclo de Krebs
El ciclo de Krebs es la principal vía aeróbica de degradación oxidativa de los productos de la glucólisis. Los componentes del ciclo de Krebs se localizan dentro de las mitocondrias.
George H. Fried (1990), “Biología”., McGraw-Hill.

2 comentarios:

Harumi Paulín dijo...

133840
Me parece muy interesante la aportación que hace Lisbeth en lo que a glucólisis se refiere, pero me gustaría ampliar un poco más la parte de fermentación que, a pesar de que se lleva a cabo dentro de microorganismos como bacterias y levaduras, también nos afecta directamente a nosotros como seres humanos.

Para conocer el origen de la fermentación, hay que recordar que al final de la glicolisis cada molécula de glucosa se ha desdoblado en dos moléculas de ácido pirúvico; pero si no hay el oxígeno disponible para que se lleve a cabo la respiración aerobia, entonces las moléculas de ácido pirúvico pueden cambiarse, en ausencia de oxígeno, a este proceso de fermentación.

Los dos tipo principales de fermentación son: la fermentación ácido láctica, donde el ácido pirúvico cambia a ácido láctico; y la fermentación alcohólica, donde el ácido pirúvico cambia a alcohol etílico y dióxido de carbono. Un ejemplo de cómo puede afectar el primer tipo de fermentación es la fatiga muscular, provocada cada vez que nuestros músculos requieren energía a una tasa más alta de la que se puede conseguir vía respiración aerobia. Por último, un claro ejemplo de fermentación alcohólica es su aplicación en panadería, pues se requiere el aumento de las masas por efecto del CO2 que producen las levaduras que le son añadidas, siendo de este modo muy importante para nuestra alimentación.

Estos ejemplos son una pequeña muestra de cómo una vez más, la energía celular, en cualquiera de sus formas, tienen un efecto directo en nosotros.

Pedro Wesche Ebeling dijo...

Lisbeth, extenso y técnico. Resúmelo con tus palabras (ve el comentario de Harumi a tu aportación). Cal. = 9

Harumi, muy bien. Cal. = 10